Estudiantes, docentes y padres de familia exigen nuevos mecanismos de seguridad en centros educativos del país en reunión de reflexión con el FORO DAKAR –HONDURAS.

La seguridad es un derecho humano, en un país en vías de desarrollo como Honduras, este es un problema latente, dado a que la violencia se ha trasladadotambién al sector educativo, según datos policiales, el 40 por ciento de los centros escolares del país son acechados por diversos factores de inseguridad dentro y fuera de sus instalaciones.

Alrededor de 795 estudiantes han muerto en los últimos cuatro años en el territorio, de esta cifra, el 50 por ciento eran estudiantes de educación media del sector tanto público como privado, esto sin contabilizar los asaltos, enfrentamiento de barras, pandillas o abusos sexuales a los que están expuestos.

Durante la reunión sobre el tema de Seguridad escolar  organizado por el FORO DAKAR-Honduras  dirigido a funcionarios públicos, docentes, estudiantes y tomadores de decisiones sobre la importancia de mejorar la adaptabilidad del sistema educativo nacional para  garantizar un aprendizaje seguro para estudiantes y profesores, y que deje de ser la falta de seguridad un medio de expulsión de jóvenes del sistema escolar.

Para los estudiantes presentes en la mesa reunión de trabajo sobre la seguridad como mecanismo de adaptabilidad del sistema de educación nacional la seguridad no es solo la presencia de militares en las instalaciones del centro, puntualizaron  en que “la seguridad viene desde que los maestros o autoridades generen políticas y se apliquen. Muchos estudiantes vivimos en zonas marginales  lejos del colegio, hay compañeros que llegan a las 6 de la mañana y no los dejan entrar ni les brindan opciones para que no estén en la calle, expuestos, ese tipo de cosas hay que cambiarlas”.

Por su parte, Gladys Gonzáles, Directora General de Modalidades Educativas de la Secretaría de Educación, explicó que “la secretaría ya cuenta con sus mecanismos de seguridad, la reflexión es que necesitamos ser más efectivos en la implementación, debemos revisar y revalorar el trabajo ejecutado. Los maestros también deben ser efectivos en su rol de protectores, aunque ellos también son afectados por la inseguridad al igual que los padres”.

En cuanto a la presencia de militares en los centros educativos, Gonzáles dijo que “se debe evitar, pero se necesita dar respuestas siempre basadas en Derechos Humanos, sin represión. Debemos buscar una manera de contar con el apoyo policial sin la necesidad de su presencia física en las afueras de las instalaciones de los centros educativos, esa es la recomendación”.

Los docentes, pidieron a los estudiantes apegarse a las normas de cada institución, para cuidar su integridad física, por ejemplo, el uso del uniforme y portar su carné, para que no sean confundidos con otra persona y sufrir algún daño.

El informe de Índice del Derecho a la Educación realizado por RTEI en el año 2016  refleja el aspecto de mejorar los mecanismos y condiciones de seguridad en los ambientes educativos y cuidar la integridad de su población.

Con el apoyo de las organizaciones que forman parte de Open Society.

Leave a Comment