En riesgo 200 niños al recibir clases en escuela destartalada

 

26 FEB, 2019

En pésimas condiciones se encuentra el Centro Básico Nicolás Urquieta, ubicado en la aldea La Cañada, en la capital, debido a que desde hace algunos años la mayor parte de la infraestructura del inmueble colapsó y requiere de mantenimiento.

El centro educativo recibe cerca de 200 estudiantes en dos pequeñas aulas que no cumplen con condiciones óptimas para el proceso de enseñanza y aprendizaje, debido a que el tejado está severamente deteriorado.

Las enormes grietas del techo, el mal estado de los sanitarios, el poco suministro de agua para los menores y la sobrepoblación estudiantil en comparación con los reducidos espacios disponibles y el poco personal docente, son algunos de los problemas que se viven a diario en el centro educativo.

La maestra Suany Andrade manifestó que “todo el inmueble está decayéndose… Techo y puertas en mal estado y necesitamos mobiliario porque el que tenemos está dañado”.

 

SIN ÁREAS RECREATIVAS

“El predio escolar es pequeño y no nos destinaron un espacio para áreas recreativas, no tenemos un buen servicio del agua y las instalaciones de los baños colapsaron”, lamentó.

Andrade agregó que “manejamos desde primer hasta noveno grado en la jornada matutina y vespertina, contamos con la demanda de 100 alumnos en la mañana y más de 80 por la tarde y apenas somos dos maestros y la directora”.

 

El presidente del patronato, Luciano Rodríguez, mostró el mal estado del techo de la escuela.

“Necesitamos que presten atención a nuestros problemas, porque requerimos personal de la escuela, dos plazas de nuestros maestros, dan clases en otras escuelas, pero cobran como si dieran en esta escuela; nuestro llamado es que las autoridades traigan a los maestros que les compete dar clases aquí”, detalló Andrade.

Por su parte, el presidente del patronato de La Cañada, Luciano Rodríguez, lamentó que el agua a los niños les llega a “cuenta gotas”, debido a que la tubería que instaló la junta de agua requiere de reparaciones porque por alguna causa desconocida el agua que llega a la escuela es mínima.

También destacó que la reparación de parte del techo de un aula se hizo con esfuerzo de la comunidad.

Rodríguez manifestó que solicitan a las autoridades de la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC) y a las instituciones del gobierno la reparación de la deteriorada infraestructura escolar en la que los menores reciben clases, ubicada a unos cuatro kilómetros de Tegucigalpa. (KSA)

 

Fuente: Diario LA TRIBUNA

Leave a Comment